sábado, 31 de mayo de 2014


"SE APAGO LA TARDE"

Se apagó la tarde y pensé
que no era racional
el profundo latigazo que reventó
mis entrañas.
Sentí que la muerte esperada,
imaginada e incluso deseada,
acariciaba mi cadáver inmóvil,
mi cuerpo que miraba de pie
con los ojos apagados,
con la mirada de la muerte
consumada.

Se apagó la vida y las luces encendidas
traían de la calle el sonido
de las almas, que nunca me amaron.
Se apagó la tarde y mi voz
era muda para mi.

Se apagó la tarde y mi piel estabafría.
Jamás ya miraría como antes miré.
Jamás sentiría como antes sentí.
Jamás hablaría como antes hablé.
Y me compadecí de mi cadáver,
sentí pena de aquel ser sin alma,
que miraba sin ver,
que abrazaba el puñal del odio,
y se lo clavaba lentamente.
sentí pena de su miedo,
sentí pena de su vida,
porque aquellas nunca más
serian mis manos,
porque esas piernas nuca desplazarían
mi cuerpo, que se apagó como la tarde,
mirando la triste ventana.
Hui de mi muerte y de mi vida.
me alejé de los labios tan odiados.
busqué en profundas soledades
mi vida si mi,
mi vida sin mis sueños,
mi vida sin mi ser.
Y vi pasar mi cadáver,
y tras cruzar la marisma
de la angustia desbordada
la mañana despertó,
azul, preñada de brisa.

Paco José González

Hoy siento frio en el alma





Hoy siento frio en el alma
y oscuridad en la voz,
Hoy tiemblo cuando respiro
y muero lento y seguro,
 me desangro por la grieta,
 que partió mi corazón.

Hoy ,soy un fantasma triste,
un caminante sin rumbo,
hoy escucho las pisadas
de la vida ,que se escapa,
estampida de los sueños,
mientras se pudre mi piel
de exiliado soñador.

Hoy me arranco las palabras,
que nunca serán poesía,
me las extirpo del alma,
con mis manos miserables,
 mi noche las deformo.

Hoy soy piedra solitaria,
una calle sin esquinas,
una plaza sin farolas,
una guitarra sin cuerdas,
un teatro sin función.

 Paco José González




  1. ESTATUA DE SAL
    (poema-documento vital)

    Sentado, observa en silencio
    la deserción de su alma.
    Las cosas son como calles
    que agonizan lentamente,
    como avenidas cuando la gente muere.
    ...
    Sobre las tres de la tarde
    el mundo muere
    y él lo observa en silencio,
    y ve volar su alma
    frágil como las heridas
    olvidadas.

    Silencia, marcial, el dolor en su mirada
    y ahora las calles son cicatrices curadas.

    Pensar sin sentimientos,
    en un rincón mirando
    la sucesiva destrucción
    y compostura de las sombras,
    que sonrien por la demencia
    perenne y terminal.

    Los muertos no entienden
    de la muerte.

    Sentado observa y se observa
    sintiendo sin pensar.

    La tarde esculpe paisajes
    y la gente muere
    sin gritar, muertas de risa,
    sin hablar ni decir.:
    NADA.

    Paco José González
  1. VACIO

    No sé cómo vivir, nunca lo supe,
    perdido en "mi mundo" inteligible
    navego por espacios intangibles,
    y, soy fruta que la dicha escupe....

    Mi mente es vacua, incomprensible,
    lagrima que ninguna oquedad cubre,
    torbellino que tiende al desagrupe
    de mi esencia:¡ conjunto destruible!.

    Ya no espero caricias del destino,
    sobrevivo sin mirar, ni reprochar
    al "buen Dios" su extraño desatino.

    Ya no me causa dolor desesperar.
    la esperanza huyó de aqueste sino,
    ni en mi alma quedó sitio para amar.

    Paco José González.
     
  1. AÑORANZA O CRISTAL DEL TIEMPO.(Poema-escalofrío)

    Dolor truncado en tedio,
    angustia desterrada
    como espectros condenados
    al olvido....

    Tú, mirando el mar
    y yo, soñando ser la brisa,
    que besa lo que quiero.
    ¿Yo? , tan triste como siempre,
    en la misma encrucijada,
    cambiando lo imposible
    por lo perdido.

    Amar con la certeza
    de no llegar a ti,
    de no alcanzar tus ojos
    ni acariciar tu alma.

    Y tú mirando el mar,
    pensando que me amas,
    pensando que me sueñas,
    que sólo será un sueño,
    que morirá mañana.

    Se disuelve la vida,
    se convierte en nostalgia,
    añoranza o cristal,
    que la arena hoy empaña.

    Y yo ,sintiendo el mar
    que azul se hace cariño,
    sintiendo que tu estas
    pisando los senderos
    certeros de la nada.

    Paco José González